Fallas principales en las correas de distribución del motor

por | julio 3, 2018

Cuando la correa de distribución comienza a presentar fallas en su funcionamiento el motor del coche también comienza a fallar y decrecen sus funciones óptimas, esto se debe a que las correas son las responsables de controlar los pistones del mismo.

Normalmente las fallas de las correas de distribución vienen dados por el desgasto o ruptura de sus componentes, algunos de estas fallas pueden presenciarse prematuramente cuando las correas son de mala calidad o están mal colocadas.

¿Cuáles son las fallas principales de las correas de distribución?

Las correas de distribución están formadas por cuatro componentes básicos que la hacen lo suficientemente resistente al uso constante, estos son los tejidos de poliamida y del dorso, el cuerpo de elastómero y los armazones, sus fallaras presenciadas son:

*Rotura de la correa: Cuando un cuerpo extraño se aloja entre la correa y la polea, la fuerza que la hace rotar puede hacer que este cuerpo cause una rotura en alguna parte de la misma, para evitarlo es importante que no enrolle ni se pliegue la correa al montarla.

*Dientes desgarrados: Algunas veces la desalineación de los dientes dentro de las partes que son accionadas por este y la tensión baja de la misma puede causar que los dientes se desgarren hasta que son seccionados, se debe solucionar la desalineación.

*Contaminación por aceite: Cuando existe una fuga de aceite dentro del motor este puede llegar a las correas y hacer que estas se deslicen en vez de accionar el mecanismo, para evitar la fuga se deben reemplazar las piezas defectuosas y limpiar las correas.

*Base desgastada: Es importante que las correas tengan una tensión adecuada y constante, si existe una tensión excesiva en la correa esta comenzará a estirarse haciendo que la base se agriete y pierda su tensión normal, se debe asegurar la colocación de la correa.

¿Cuándo se deben sustituir las correas de distribución?

Siempre es buena idea realizar un mantenimiento constante del motor, en especial las piezas que suelen desgastarse como las correas de distribución, sin embargo estas no necesitan un retensado si no más bien una sustitución y se debe comprobar constantemente su estado.

Normalmente la sustitución de las correas de distribución es requerida en dos ocasiones, cuando se ha alcanzado el kilometraje máximo para la cual han sido fabricadas o cuando esta se encuentre dañada o desgastada, bien sea total o parcialmente.