DEFINICIÓN DE UNA SOCIEDAD ANÓNIMA

por | enero 17, 2017

La constitución de una sociedad anónima debe hacerse a través de escritura pública siguiendo lo recogido en el código de comercio.

Lleva la facturación contabilidad de tu negocio utilizando un buen programa. Es bien simple y muy intuitivo. Empieza ahora.

La sociedad anónima,  es una forma de organización de tipo capitalista muy usada entre las grandes compañías. Todo el capital se halla dividido en acciones, que representan la participación de cada asociado en el capital de la compañía.

Una de las peculiaridades de la sociedad anónima es que la responsabilidad de cada miembro asociado es proporcional al capital que haya. No obstante en www.ventadesociedades.info  podrás asesorarte sobre el tipo de sociedades que  estas buscando. De ahí que  participar en una sociedad anónima tiene un nivel de seguridad financiero bastante alto.

Además de esto, al revés de una sociedad personalista, la como sociedad anónima es una estructura orgánica personal. Esto quiere decir que una Sociedad Anónima puede actuar como persona jurídica.

La fundación de una Sociedad Anónima requiere un capital mínimo bastante alto. En España, la Ley de Sociedades Anónimas define un capital social mínimo de sesenta mil euros.

images

LOS ÓRGANOS OBLIGATORIOS

En casi todas las legislaciones del planeta,  una SA requiere dos o bien 3 órganos obligatorios.

•La Junta General de Accionistas (o bien Reunión) es el órgano en el que se reúnen todos  y cada uno  de los accionistas. Uno de sus cargos es la elección de los administradores de la compañía.

•Los administradores de la sociedad suelen ser los gerentes de la misma y como tales desempeñan funciones de gerencia.

•El tercer órgano, que no existe en todos y cada uno  los países, es el consejo de vigilancia. Sus miembros tienen la labor de inspeccionar a los administradores.

La sociedad de responsabilidad limitada (sociedad limitada más conocida como (S.L.) a secas, es el género de sociedad mercantil más extendido en España, siendo muy utilizada por pequeños empresarios autónomos que de este modo, así limitan su responsabilidad y en caso de quiebra no tienen que responder con su patrimonio personal, solo se responderá con el capital y patrimonio de la empresa.

Se trata con diferencia de la manera societaria más extendida entre las innumerables compañías españolas. A principios de los noventa y cuatro había en España  más de un millón de sociedades limitadas, lo que supone un treinta y cuatro por cien  de las empresas del país conforme datos del Directorio Central de Empresas del Instituto Nacional de Estadística, solo por detrás de las personas físicas individuales, que suponen el cincuenta y uno con noventa y seis por ciento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *