La Historia del Tarot

por | marzo 17, 2018

En este artículo sobre tarot te hablaremos de la historia del tarot y algunas cosas muy interesantes sobre el mismo, este consiste en una baraja de naipes, por lo general son utilizadas para jugar pero también entre sus propósitos se les ha dado el medio de adivinación efectivo.

Este se originó por primera vez en Europa, aunque no existen registros de ello, se presume que fue alrededor de 1430 durante las guerras de los primos y la extinción de la casa de York, durante esta época Europa estaba dividida.

Historia del tarot

Fue alrededor de 1430 donde se empieza a aplicar la adivinación como método para predecir los resultados de las guerras, no se sabe muy bien quien fue el primero en desarrollar este método pero si se presume que la madre de reina Isabel de York lo aplicaba.

Algunas teorías de la historia dicen que la reina consorte esposa de Eduardo séptimo y madre de la reina consorte Isabel de York, aplican técnicas de adivinación como el tarot para predecir lo que ocurriría en la guerra y de esta manera prevenir a su esposo.

Durante el reinado de Enrique Séptimo se corrió el rumor de que su esposa Isabel, hija del fallecido Eduardo Séptimo (muerto en batalla y asesinado por Enrique) se esparció el rumor de que la hija seguía los mismos pasos de su madre.

La vinculación del tarot con las barajas de naipes se origina debido a que en esta época es introducida en el juego de naipes la baraja de la reina, y da la casualidad que la imagen de esta es inspirada en la reina consorte Isabel de York.

 

Cartas del triunfo

Estas son las cartas que se crearon mas adelante, fueron mencionadas por primera vez en un documento de Martiano da Tortona, su fecha exacta de creación data de alrededor de 1435 a 1450, este era un pintor muy famoso de la época.

Este mazo pintado por Martiano se considera el más relacionado al mazo actual ya que algunas de las cartas originales poseen imágenes similares a las actuales, el mismo fue uno de los que realizó la adaptación de la imagen de Isabel de York.