La Enfermedad de Lyme, un mal silencioso

por | junio 2, 2021

Las enfermedades degenerativas son aquellas que gradualmente van dañando al organismo, lo peligroso de estas enfermedades es que, en la mayoría de los casos, el diagnostico no se realiza hasta que los síntomas están avanzados. Tal como se explica en prensa, la Enfermedad de Lyme es una de ellas.

La Enfermedad de Lyme, además de ser una enfermedad degenerativa, es una infección bacteriana ocasionada por la bacteria espiroqueta “Borrelia burgdorferi”, la cual es transmitida al ser humano mediante la mordedura de la garrapata “Ixodes Scapularis”, mejor conocida como la garrapata del siervo.

Esta enfermedad es confundible con otros padecimientos porque sus síntomas son similares a los de otras enfermedades, lo que la vuelve difícil de diagnosticar y, por ende, los pacientes no suelen empezar un tratamiento lyme en la primera fase de la enfermedad.

El riesgo de la Enfermedad de Lyme es que los síntomas se van agravando con el tiempo y si no se trata, puede que sean irreversibles. Sin embargo, es una enfermedad totalmente prevenible, por lo que el riesgo se puede evitar.

¿Es posible prevenirla?

Por supuesto, la enfermedad de Lyme es totalmente prevenible. Hay que tomar en cuenta que, aunque normalmente es transmitida al ser humano mediante la mordedura de una garrapata, también puede ser contagiada por insectos, principalmente por picaduras de mosquitos.

De esta forma, una de las principales medidas de prevención consiste en mantener un buen control de plagas, fumigando y revisando la ropa que está guardada en los armarios.

Por otro lado, es importante mantener la higiene de las mascotas, evitando que tengan garrapatas. También es importante eliminar roedores de la vivienda, pues estos pueden contraer ácaros portadores de la bacteria.

La población más vulnerable son quienes viven en zonas cercanas a abundante vegetación, trabajan cerca de áreas boscosas o tienen contacto constante con animales. Para estos casos, se sugiere usar repelente contra insectos y ropa que cubra de manera adecuada las extremidades.

Con estas medidas es difícil que ocurra la transmisión. Sin embargo, si ocurre la mordedura de la garrapata, es fundamental que se retire a la misma de la piel en menos de 36 horas, ya que de esta forma la garrapata no transmite la bacteria, de no ser así, y si la garrapata es portadora, ocurre el contagio.

¿Cuál es el tratamiento? 

Si ocurre el contagio, existe un tratamiento para la enfermedad de Lyme, el cual va a depender de la etapa en la que se encuentre la enfermedad, la edad del paciente y si este sufre de otras condiciones. Tal como se explica en prensa, la clínica Biosalud ofrece terapias efectivas para tratarla.

El tratamiento tradicional consiste en fármacos antibióticos, como la doxiciclina, la amoxicilina y la ceftriaxona que se encargan de debilitar y erradicar la bacteria, más analgésicos y antiinflamatorios que alivian los síntomas.

Las dosis pueden variar según las características del paciente, su edad, si sufre del corazón o si está embarazada. Estos son ingeridos por vía oral durante 28 días, sin embargo, dependerá de lo avanzada que esté la enfermedad.

Sin embargo, estos medicamentos no aseguran que el paciente sane por completo. Es por eso que en Biosalud complementan el tratamiento con terapias de la Medicina Biológica, las cuales garantizan la recuperación, aun cuando esté en la fase crónica de la enfermedad.

Por ejemplo, uno de los síntomas más graves es la artritis, imposible de curar con los fármacos. Para estos casos, la Medicina Biológica ofrece terapias regenerativas que recuperan los cartílagos, aliviando y eliminando el dolor. Por eso Biosalud es la mejor clínica especializada en esta enfermedad.