Las redes de prostitución usan las universidades

por | enero 14, 2020

Ya sean de anuncios pegados sutilmente en los baños o a través de un conocido pero hoy en día las redes de prostitución tienen un gran auge en las casas de estudios universitarias, aunque suene como un mal chiste la verdad es que en países como Colombia esto es una realidad.

Hoy en día no sonaría nada raro si una dama de compañía decidiese narrar sus experiencias como trabajadora sexual sin embargo es una realidad totalmente distinta escucharlo de una estudiante universitaria, esto se ha vuelto algo de alarma en algunas ciudades del país latinoamericano.

En los últimos años se ha visto en múltiples casas de estudios dentro de zonas como Bogotá, Medellín y Bucaramanga que las estudiantes son convencidas a incursionar en este estilo de vida, es por ello que los profesores y muchas estudiantes hacen alarma y dan a conocer estos casos en busca de una solución.

Los peligros de este tipo de negocio

Para muchas personas no les sonara como algo peligroso pero para los grupos de la ley y el orden que buscan el bienestar de los estudiantes esto es por demás una situación preocupante, esto se debe a que se suelen encontrar carteles en las universidades buscando incitar a personas a buscar chicas bonitas.

Junto a esto en un par de universidades se ha indicado la presencia de proxenetas lo cual conlleva a un problema mucho mayor, el micro tráfico de estupefacientes supone un gran problema tanto para las universidades como para la población en general aledaña a la casa de estudios.

A esto podemos agregar que hay una línea muy fina entre trabajo sexual, acoso sexual y abuso sexual que es lo que más le preocupa a las personas, pues muchas de estas chicas pueden terminar en una situación de acoso y abuso por parte de un cliente o de sus mismo proxenetas perjudicando sus vidas.

Lo que motiva a una chica a tomar el trabajo

Muchas personas y figuras importantes se preguntan que fuerza a una persona a tomar el camino de la prostitución pero no ven que muchas de las chicas llegan sin ningún tipo de apoyo económico, junto a ello que las matriculas universitarias son por demás costosas.

Esto ha sido la piedra en el camino que muchas chicas superan aceptando esta clase de trabajos junto a la carencia de sistemas de apoyo juvenil.