Cuando se cambia la correa de distribución

por | julio 2, 2020

El cambio de la correa de distribución es algo fundamental que debes tener en consideración para que puedas asegurarte de que tu coche funciona bien. Si estás buscando los mejores repuestos a los precios más bajos te recomiendo visitar la web de desguacesde4x4.com, porque allí encontrarás los recambios que necesitas a los precios que buscas.

Sin embargo, debes tener en cuenta que la correa de distribución es una de las piezas más importantes de tu motor. Por este motivo, el día de hoy hablaremos de las razones por las que puede necesitar un cambio de forma urgente.

Razones para cambiar la correa de distribución

Cambiar la correa de distribución dependerá de ciertos factores que son básicos para que puedas conseguir los resultados deseados. Los motivos para hacer el cambio son:

Kilometraje

Es el indicador básico de que se debe cambiar la correa de distribución en un coche, en especial porque esta tiene una vida útil de 100.000 kilómetros. En todos los casos, se debe hacer el cambio siempre que se alcance este límite para evitar que la correa esté desgastada.

Si conduces con una correa de distribución desgastada o que tenga grietas, puedes correré el riesgo de que esta se reviente mientras que está en funcionamiento. Por este motivo, debes hacer el cambio antes de que esto ocurra, porque podría causar averías irreparables al motor.

Pérdidas de tensión

Cuando llevas el coche a un taller, es importante que este sea especializado en todo tipo de reparaciones de tu coche. Porque las reparaciones cerca a la correa de distribución pueden terminar con una pérdida de tensión de la correa.

Cuando se pierde la tensión de la misma no existirá otra solución más que hacer el cambio prematuro de la misma. Es por este motivo que debes asegurarte de que la correa estará en buen estado para que puedas conseguir los resultados deseados.

Fugas en el motor

Las fugas pueden ser comunes en los coches que ya tienen varios años funcionando, en especial porque se producen por el desgaste natural de las piezas del motor. En todo caso, si detectas cualquier fuga de aceite o de líquido refrigerante, debes repararla cuanto antes.

Una vez reparada la fuga, será importante revisar cuidadosamente la correa de distribución buscando señales de daño o desgaste. En caso de ser necesario, será indispensable hacer el cambio prematuro de la misma para que puedas tener un rendimiento óptimo en tu coche.