Mi coche mi tesoro

por | agosto 14, 2018

En la adolescencia, esa etapa de la vida en la que todos somos un poco inmaduros, pensamos en las cosas que haremos cuando seamos mayores, dejar de tener granos en la cara, conducir un coche, poder votar, pensamos que la mayoría de edad nos hará sentir diferente, pero no es así. Sí que es cierto que empezamos a hacer cosas distintas, cosas como conducir y tener ciertas responsabilidades.

El primer coche que compras es de segunda mano y te lo medio financian tus padres. Descubres entonces lo que es el amor, quieres ese coche con locura, lo mimas, lo limpias, lo cuidas… todo con tal de que este en perfectas condiciones.
Va pasando el tiempo y el coche empieza a tener achaques de la edad, por lo que llega un momento en el que tienes que tomar la decisión de dejarlo ir.
Para esto, confías en poder vender coche desguace madrid para que aun después de no poder seguir usándolo, gracias a la reutilización de piezas pueda seguir siendo útil para otros.

Los centros autorizados para el tratamiento de vehículos en desuso se encargan de desmontar el coche, reutilizar las piezas que todavía pueden funcionar y dar un fin digno a lo que queda del coche para que no contamine. De esta manera todo se hace bajo el amparo de la ley bajo la normativa vigente.
Un coche bien tratado y cuidado con esmero puede durar muchos años, aun siendo de segunda mano, si se ha tratado bien puede durar otros diez años por lo que más nos vale hacer las cosas con los coches.

Una conducción suave, la ausencia de acelerones, frenazos y trompos, un cuidado regular, no exigirle más de la cuenta y hacer las revisiones y los mantenimientos cuando corresponde hacen que tu coche sea un coche sano, sin enfermedades, por lo que es muy posible que dure algunos años más. Si cuando se detecta un fallo, por pequeño que sea se le pone remedio de inmediato, la vida de tu coche se verá alargada de nuevo y así, puede ser que ese coche que te compraron tus padres cuando llegaste a la mayoría de edad, acabe en un desguace cuando tú cumplas los cuarenta. Una buena inversión que se ve recompensada con la compra de un vehículo nuevo con lo que te has ahorrado en mecánicos y reparaciones, tratar un coche bien, tiene sus ventajas.